Una cocina de diseño

0

Decoramos el salón, las habitaciones, el comedor, incluso el baño. Sin embargo, la mayoría de nosotros seguimos asociando la cocina a un espacio aburrido en este sentido. Durante muchos años la cocina ha quedado fuera de toda creatividad, y eso que seguramente es uno de los lugares de la casa donde más tiempo pasamos. ¿Acaso no es más apetecible hacer la colada, cocinar o sacar el lavavajillas en un ambiente agradable? Conseguir una cocina de diseño es más fácil de lo que crees y puedes empezar por una lavadora de acero inoxidable.

Pon inox en tu vida.

Estamos acostumbrados a las cocinas blancas. Armarios, lavadora, secadora, frigorífico, horno, microondas… Aparte de las modas, esto también tiene una explicación práctica. Un espacio blanco diáfano hace que la vista no se sature, es más luminoso y nos permite encontrar antes los objetos. Aunque también tiene la desventaja de que la suciedad se nota más.

Como te decía, también hay que tener en cuenta las tendencias de decoración. Ahora que en los hogares es habitual que trabajen los dos miembros de la pareja y no se pasa tanto tiempo en casa, la cocina ha pasado a ser un lugar más de ocio, como el salón. Incluso se ven cada vez más las llamadas cocinas americanas.

Por eso no es de extrañar que se utilicen otros materiales y colores para los electrodomésticos, como el acero inoxidable. Este acabado da un toque elegante y sofisticado, ideal para conseguir ese aspecto de cocina de diseño. Además, ¿sabes con qué combina muy bien? Con el ladrillo visto, la madera y el cemento, que aportan la estética industrial que está tan de moda. Actualmente la mayoría de marcas tienen en su catálogo electrodomésticos de inox, incluyendo lavadoras de acero inoxidable.

Además de ser bonito, el acero inox tiene otras ventajas como su durabilidad, la fácil limpieza y la resistencia a las altas temperaturas, entre otras. Así que realmente se trata de una estupenda inversión para nuestra cocina. ¿Cuál es la mejor lavadora de acero inoxidable? A continuación te dejamos unas muy buenas elecciones en cuanto a diseño y prestaciones:

Lavadora Siemens

Lavadora acero inoxidable WM16W79XES de Siemens.

Es una de las más altas de gama, pero si tienes 1.200 € para invertir, merece la pena. Este modelo es de acero inoxidable antihuellas e incluye todas las prestaciones avanzadas de Siemens, cuya tecnología es de las mejores del mercado. Por ejemplo, un programa de lavado exprés de 15 minutos y otro que airea la ropa y quita la suciedad sin necesidad de lavarla.

Lavadora acero inoxidable WAT2846XES de Bosch.

Lavadora de carga frontal hecha también en acero inoxidable antihuellas, lo que te ahorrará mucha limpieza. Su motor especial sin escobillas tiene una garantía de 10 años, un detalle que da bastante confianza. Además, es silenciosa y algunas de sus funciones te permiten ahorrar energía o que el ciclo sea más rápido. La calidad-precio está muy bien por poco más de 900 euros.

Lavadora acero inoxidable 3TS863XA de Balay.

Lavadora de acabado mate a un precio económico (505 €), con 6 kilos de capacidad. Un modelo sencillo, pero con todo lo que hace falta para lavar la ropa: programas para algodón, sintéticos, delicados y lana, y paneles antivibración.

Cómo limpiar el acero inoxidable.

Aunque una de las características del acero inoxidable es su fácil limpieza, debes saber cuál es la mejor manera de limpiarlo. Por ejemplo, nunca uses productos abrasivos como el cloro o la lejía, ni estropajos metálicos que podrían estropear el aspecto de tu electrodoméstico. En su lugar, puedes usar un paño húmedo, aplicar unas gotas de detergente suave (por ejemplo, de lavavajillas) y frotar con suavidad hasta que se vayan las marcas o restos. A continuación, para que el acero quede pulido y brillante, puedes pasar un paño de microfibra humedecido en aceite de oliva o aceite de bebé. Para acabar, con la parte seca del paño quita los restos que hayan quedado.

Otra opción casera es mezclar agua destilada con vinagre a partes iguales en el típico flus flus. Vaporiza la mezcla sobre tu lavadora de acero inoxidable, deja que actúe 10 segundos y retira la mezcla con un paño. Para las manchas rebeldes, puedes aplicar una segunda ronda y dejarlo actuar 1 minuto.

Es posible que haya alguna mancha que se resista, sobre todo si es de comida. En ese caso, la mayoría de marcas venden productos específicos para limpiar el acero inoxidable, ya sea en formato toallita, spray o aceite, que podrás adquirir en sus webs.

Envía un comentario