Temperaturas ideales para los lavados

0

Si eres de los que busca la perfección en todas las tareas que realizas, incluido lavar la ropa, quizá deberías saber qué temperaturas son ideales para cada prenda o para cada lavado.
Muchas veces, saber a qué temperatura debemos lavar puede resultarnos complicado sobre todo porque hay varios factores que debemos tener en cuenta.
Lo primero que debemos tener claro es que lavar a la temperatura óptima, no solo nos ayudará a cuidar nuestra ropa y mantenerla como el primer día, sino que también nos ayudará a economizar.

Aunque parece obvio, no está de más recordar que es muy importante consultar la etiqueta interior de las prendas antes de lavarlas. Esta etiqueta contiene información muy importante sobre a qué temperatura máxima podemos lavarla, entre otras cosas. Es decir, la temperatura que viene indicada en la etiqueta no nos obliga a lavar siempre la prenda a esta temperatura, sino que nos está señalando que podemos lavarla a temperaturas inferiores y que la temperatura máxima que admite esa prenda en cuestión sin estropearse es la que viene impresa en la etiqueta.

Entre 30 y 60 grados

Como decía, para saber cuál es la temperatura ideal a la que hay que lavar, hay que tener en cuenta diversos factores como por ejemplo, el color de las prendas.
Las ropas de color oscuro es aconsejable lavarlas en agua fría ya que las temperaturas elevadas favorecen la pérdida de los colores y el desgaste de los tintes. Es decir, si tu camisa o camiseta favorita es de color negro y quieres que se mantenga así durante mucho tiempo, procura no lavarla a una temperatura mayor a 30ºC. Si por algún motivo está demasiado sucia y crees que necesita un lavado más a fondo, quizá puedas, como excepción, lavarla a 40ºC pero asegúrate primero que puede soportar esa temperatura consultando la etiqueta.

Hay prendas, que, por ser más delicadas, también hay que lavarlas a temperaturas frías, como ocurre con las prendas de lana. Este tejido es especialmente delicado, por lo que hay que lavarlo en agua fría y además utilizar detergentes especiales, más suaves, especialmente indicados para la ropa más delicada.

¿Y qué pasa con la ropa blanca? Si eres como yo, un entusiasta de este color en la ropa, sabrás por experiencia que es la que más se mancha. Cualquier roce se convierte en una inoportuna mancha y las prendas de este color hay que lavarlas continuamente. Por lo general se recomienda lavarlas a temperaturas altas, aunque evidentemente toda regla tiene su excepción, y deberemos tener en cuenta el tipo de tejido y la temperatura recomendada por el fabricante, que, insisto una vez más, viene indicada en la etiqueta de la prenda.

Por ejemplo, si la prenda en cuestión es de color blanco y 100% algodón, corremos el riesgo de que al lavarla en agua caliente pueda encoger. Es cierto que esto sucede cada vez menos, ya que los algodones de las prendas suelen venir tratados, pero siempre existe el riesgo de que la prenda encoja un poquito, por lo que, si tenemos dudas, intentaremos lavar esa prenda a una temperatura no demasiado elevada.

Seguramente os preguntaréis, porque yo lo hice en su momento, que si la lavadora puede lavar a temperaturas de 60ª o más, qué prendas son las que puedo lavar a esos grados.
Pues bien, aunque siempre se recomienda utilizar temperaturas bajas para evitar dañar los tejidos, en el caso de las sábanas y toallas de tu casa, puedes poner de vez en cuando, un programa de lavado a 60ºC o incluso superior para eliminar totalmente los gérmenes y bacterias. Eso sí, no lo tomes por costumbre, ya que en principio sería suficiente un lavado a 40ºC, y si siempre usamos temperaturas más elevadas podemos acabar estropeándolas o haciendo que pierdan color.

¿Qué prendas lavo en agua caliente?

¿Qué otras prendas puedes lavar utilizando programas de agua caliente? Pues por ejemplo las almohadas, las ropas o uniformes de trabajo no delicados, es decir, aquellos de algodón o tejidos resistentes, que, por el tipo de trabajo, se ven expuestos a más suciedad y gérmenes que otros.

En definitiva y a modo de resumen os diré que los programas que incluye cualquier lavadora oscilan entre temperaturas que van desde los 30ºC, lo que conocemos como lavado en frío, hasta los 60ºC o incluso más, que son los programas de lavado en agua caliente. Sin embargo, a no ser que tengas una lavadora muy antigua, todos los programas pueden modificar la temperatura a la que lavan mediante el display de la propia lavadora.

Lo ideal para cuidar nuestra ropa es lavar siempre a temperaturas bajas ya que esto estropea mucho menos los tejidos, evita que pierdan color, etc. y además, hace que ahorremos en su consumo, ya que cuando más consume la lavadora es cuando tiene que lavar a altas temperaturas, puesto que necesita más energía para calentar el agua.

Mi recomendación es que utilicéis solo programas de lavado en caliente cuando necesitéis una limpieza más exhaustiva o queráis desinfectar alguna prenda por algún motivo concreto.

Siempre que tengáis dudas, consultar la etiqueta. Y si aun sí no os queda claro, lo ideal es utilizar un programa de lavado con un rango de temperatura adecuado para casi todos los tejidos, por ejemplo a 40ºC.

Envía un comentario