Secadoras que gastan poco

0

Hasta hace poco la secadora era uno de los electrodomésticos que más energía consumía. Pero afortunadamente eso cambió con la llegada de las secadoras con bomba de calor. Esta tecnología ha permitido que estos modelos alcancen la máxima eficiencia energética dejando atrás los picos de consumo.

Las secadoras con bomba de calor son más sostenibles que las secadoras de condensación. Estas últimas funcionan con un condensador. El aire caliente y húmedo se seca gracias a él de tal manera que el agua condensada se almacena en un depósito aparte. Este tipo de secadoras no necesita una salida de agua externa como las de evacuación.

En cambio, las secadoras con bomba de calor no tienen condensador. Lo que hacen es aprovechar el calor del ambiente para el secado gracias a los cambios del estado del líquido refrigerante. Lo reutiliza en las distintas fases de secado. Así el consumo de energía es mucho mejor que el de una secadora de condensación.

Consumo mínimo por un buen servicio

Por tanto, si buscas un modelo eficiente elige una secadora de condensación. Sin duda, lo notarás en tu factura de la luz y agua. Pero además estas secadoras tienen un condensador autolimpiante. De forma automática la secadora limpia el condensador durante cada ciclo lo que hace que esté siempre libre de pelusas y que las prendas queden todavía mejor tras el secador.

Esto también repercute en la eficiencia energética de la secadora porque al tener siempre limpio el condensador la máquina no hace un esfuerzo extra y no gasta más energía de la necesaria.

Esta tecnología con bomba de calor, por tanto, hace que el consumo energético sea inferior. Tienen la clasificación energética más alta (A) y, en algunos modelos, está reforzada con doble plus, lo que supone un ahorro de más de un 50 % respecto a uno de clase B.

Para que nos hagamos una idea una secadora de clase B consume una media de 521 kw/ año frente a los 207 kw / años de una secacora A+++.

Esto traducido a euros supone un ahorro de más de 0, 50 céntimos en cada ciclo, según los cálculos realizados por Siemens, una de las marcas que comercializa este tipo de secadoras. “Si contamos 160 ciclos al año, que es la media habitual, sale un ahorro anual de 90 euros al año respecto a una secadora normal”. Y añade: “puesto que la vida media de un electrodoméstico son 10 años, esto supone un ahorro de 900 euros”.

Pero además estas secadoras tienen otras prestaciones que cuidan y protegen nuestra ropa. Algunos modelos, como los de Siemens, vienen equipados con sensores para evitar la formación de arrugas en la ropa.

¿Cómo funcionan? Estos sensores controlan la temperatura y la humedad de cada ropa y evitan el sobrecalentamiento que deteriora el tejido.

Mientras el sensor de temperatura mantiene “el nivel de calor necesario y protege las prendas de un exceso de temperatura”, el sensor de humedad mide la humedad interior para evitar un secado excesivo de la ropa.

Con estas secadoras las prendas de las lavadoras salen un poco más húmedas. Esto es normal y se debe a la forma de secado, que es menos agresiva que las de evacuación.

Por otro lado estas secadoras han ampliado también la cantidad de programas, haciendo uno específico para cada prenda.

  • Programas vapor: esta opción es perfecta para las prendas que no queremos lavar con agua porque son más delicadas. Con este programa, eliminaremos olores sin necesidad de lavarlo.
  • Programa vaqueros: algunas secadoras llevan incorporado este programa específico para las prendas vaqueras. Este tipo de tejido absorbe la humedad y su secado es más difícil.
  • Programa microfibras: este está diseñado paras las prendas impermeables como el goretex.
  • Programa Express: éste es uno de los más prácticos porque seca hasta 2 kilos de ropa en 40 minutos.

Pero además de estos programas, existen también otros para toallas, mantas o edredones sintéticos más, eso sí, más largos que los anteriores porque este tipo de prendas requiere mucho más tiempo.

Estas secadoras eficientes son también secadoras silenciosas y eso se agradece. No hay nada más molesto que un aparato ruidoso en casa. Seguro que has tenido que soportar en alguna ocasión el pitido de un frigorífico antiguo por la noche…

Las secadoras que incorporan paneles laterales para absorber las vibraciones del ciclo en funcionamiento son más silenciosas, puesto que emiten unos 65 decibelios. Este nivel de ruido es similar al que genera una conversación entre varias personas.

Conclusión: si quieres una secadora eficiente y silenciosa, elige un modelo de bomba de calor. Ahorrarás energía y dinero por cada año de funcionamiento.

Envía un comentario