Ruido al centrifugar

0

Cuando tu lavadora hace ruido al centrifugar es señal de que hay un problema. Las lavadoras actuales se caracterizan por ser muy silenciosas y aunque el proceso del centrifugado es el que más ruido puede ocasionar durante el ciclo de lavado debido a las altas revoluciones que alcanza, los modelos actuales están preparados para evitar el exceso de vibraciones que son las que generan el ruido. Por lo tanto, si tu lavadora es un modelo nuevo o relativamente reciente, no debería por qué hacer un ruido excesivo al centrifugar, por eso, si lo hace, es motivo de alama, puesto que nos está indicando que algo no funciona bien, o que hay un problema. Es momento de echar mano del servicio técnico.

Qué le pasa a mi lavadora

Los motivos por los que una lavadora hace ruido al centrifugar pueden ser muy variados y de diversa índole. Desde algo muy sencillo a una avería importante. Por ejemplo:

Que tu lavadora esté desnivelada. Si notas que tu lavadora vibra demasiado, puede que por algún motivo se haya desnivelado y esto ocasiones que roce y golpee en el suelo. Si observas ruidos más fuertes de lo normal te aconsejo que lo primero que hagas sea comprobar que las patas están correctamente colocadas y bien fijadas al suelo.

Otras veces, por ejemplo, se producen ruidos simplemente por un desequilibrio en la carga. Es decir, cuando ponemos una lavadora con tan solo un par de pantalones, o por el contrario, introducimos en el tambor piezas de gran tamaño con edredones. Este desequilibrio en la carga puede hacer que en el tambor se produzca un sonido más desagradable, sin embargo, no es señal de que el funcionamiento no sea el correcto. Simplemente debes asegurarte de equiparar la carga introducida a la capacidad del tambor.

La presión del agua. La válvula de entrada de agua de la lavadora es una pieza fundamental que regula la presión del agua. Esta presión origina ruidos o zumbidos que entran dentro del funcionamiento normal de tu lavadora. Sin embargo, es importante regular la presión del agua mediante la llave de paso puesto que demasiada presión de agua puede ocasionar ruidos o zumbidos bastante molestos y desagradables.

Otra cosa que deberías hacer es comprobar si hay alguna pieza suelta en la lavadora. Para ello deberás mover ligeramente el electrodoméstico, mejor entre dos personas, y comprobar de esta forma si el ruido lo genera alguna pieza que se ha soltado.

Evidentemente, ante cualquier duda, llama al servicio técnico. Salvo que se trate de algo tan sencillo un desnivelado del electrodoméstico respecto al suelo, o una carga mal nivelada, o incluso que haya demasiada presión de agua, no dudéis en acudir a los profesionales para que solucionen cualquier tipo de avería posible.  

Hoy en día, dependemos quizá en exceso de nuestros electrodomésticos, pero todos sabemos el caos que se forma en una casa cuando la lavadora deja de funcionar.

La importancia del servicio técnico

Sin duda alguna, contar con un buen servicio técnico es vital para que una avería tonta o una mínima incidencia no se acabe convirtiendo en un problema mucho mayor. Por eso es tan importante confiar siempre en los servicios técnicos oficiales y sin duda alguna, quienes mejores servicios técnicos tienen son las primeras marcas de electrodomésticos.

De hecho, ¿Qué te parece contar con un servicio de asistencia las 24 horas y los 7 días de la semana? Para que ante cualquier consulta puedas llamar sea la hora que sea, y que te la puedan resolver en el momento, ¿no te parece una tremenda ventaja?

Es lo que hace por ejemplo el Servicio Técnico de Bosch. En primer lugar, una de las grandes ventajas es que cuando llamas para notificar tu avería, analizan con antelación lo que le puede ocurrir a tu lavadora y así, en la visita del técnico, éste ya acude con las piezas de repuesto que pudiera necesitar, y por supuesto, siempre repuestos originales. Esto ya te evita el “engorro” en el que seguro te has visto metido alguna vez, de llamar a un técnico, esperar a que venga a casa, que después de revisar tu lavadora te diga que necesita cambiar no sé qué pieza, y que por supuesto, no la lleva encima. Así que toca esperar a que la pida, que llegue la pieza y que vuelva a venir con ella para solucionar un problema que podría haber estado arreglado en menos tiempo.

Otra gran ventaja de contar con un buen servicio técnico como el de Bosch es que te ofrece una garantía de la reparación realizada durante 2 años cuando lo habitual es ofrecer 3 meses.

Envía un comentario