Que tu ropa no irrite tu piel

0

Conseguir que tu ropa esté suave y trate tu piel con todo el cuidado que esta se merece a veces no es una tarea tan sencilla como parece. Las nuevas lavadoras han logrado ser más eficientes, gastar menos agua, dañar menos los tejidos a la hora de lavarlos gracias a emplear temperaturas de agua más bajas e igualmente eficientes pero aún no han logrado por sí mismas dejar los tejidos más suaves. Para la ropa suave a la hora de lavarla es necesario que no sólo te preocupes de echar detergente en el compartimento para él sino un chorrito de suavizante. Gracias al suavizante las prendas pueden recobrar su textura original con un punto mayor de suavidad lo que hace que sean más fáciles de tratar, lo notarás en la plancha y a la hora de vestirlas y usarlas.

Coloca suavizante en cada lavado

A la hora de buscar tener tu ropa suave necesitarás emplear un buen suavizante. Al oír esto te preguntarás qué suavizante del mercado elegir y qué cantidad echar a la cubeta, no te preocupes a continuación tienes una detallada explicación sobre cómo proceder para disfrutar de la mayor suavidad posible en los tejidos sin que estos se dañen y luzcan igual de bien que el primer día. Lo más importante es encontrar un suavizante que te guste. Estos químicos suelen conferir olor a las prendas de ropa con lo que lo mejor es elegir el que mejor se adapte a tus gustos también en función de los olores que te resulten más agradables puesto que es mucho el tiempo que vas a pasar con la ropa que laves con el desodorante puesta.

En la droguería más cercana a tu casa sabrán aconsejarte sobre qué suavizante puede resultar más idóneo a la hora de tratar tu ropa. Son varias las variables que debes tener en cuenta para elegir uno de estos suavizantes. Este tipo de químicos son un complemento al detergente para lograr dejar la ropa suave y más ligera a la hora de usar. En función de los tejidos más habituales en tus prendas podrás decantarte por una opción u otra. Fíjate cuáles son los mejores suavizantes para las prendas de algodón, para las prendas de lana o las de tejidos sintéticos. Asegúrate que estos suavizantes sean de calidad y no vayan a dejar cercos en tus prendas favoritas.

Una vez que has elegido el suavizante para lograr tener la ropa suave llega el momento de probarlo. Para ello debes de esperar a tener una cantidad de ropa suficiente para lavar. Cuando la hayas recolectado métela en la lavadora y selecciona el programa que usarías normalmente. A continuación añade la cantidad de detergente que sueles usar en función de la suciedad, cantidad de ropa y tipo de tejidos que has ingresado en el tambor de tu lavadora y coge el suavizante. La mayoría de envases están pensados para emplear el tapón como medida. Añade un poco del líquido hasta dejar el tapón por la mitad y añádelo a la cubeta donde has añadido el detergente. Cierra la cubeta y inicia el lavado. Ya verás como la lavadora trabaja con normalidad. El suavizante además de dejar tu ropa con mayor suavidad protegerá los colores más delicados y te permitirá disfrutar más tiempo de tus prendas favoritas.

Una vez que ha terminado el programa de la lavadora ya podrás retirar todo su interior y comprobar cómo han quedado las prendas. Así verás qué olor tan agradable tiene la colada y cómo la ropa ha quedado más suave. Esta suavidad te permitirá manipular todas las prendas de un modo mucho más sencillo. Planchar de este modo te resultará menos laborioso y las prendas de ropa recuperarán rápido su compostura original. Si quieres disfrutar de ropa suave es necesario que encuentres un buen suavizante y lo emplees según los pasos señalados anteriormente.

 

Envía un comentario