¿Qué lavadora tienes que comprarte?

0

Con la variedad de modelos que hay en el mercado, a veces no es fácil decidirte. Aquí te vamos a dar las claves que tienes que seguir para comprar la lavadora que mejor se adapte a tu hogar y a tus necesidades.

Las medidas varían en función del modelo, por eso lo primero que tienes que hacer es medir con exactitud el hueco del que dispones. Habitualmente las lavadoras miden unos 85 centímetros de alto. Si el hueco es inferior a esa altura también puedes elegir un modelo de tapa que se pueda retirarla.

Debemos medir bien el hueco si vamos a colocarlo debajo de la encimera. Si en cambio vamos a colocarla en la galería, esta clave no nos debe preocupar. ¡Pasemos a la siguiente!

¿Qué lavadora tienes que comprarte?

¿Cuántas veces pones las lavadora a la semana? Ésta es una pregunta capital si quieres comprar una lavadora porque hay modelos con más capacidad que otros y con diferencia.

Por eso nuestra elección dependerá en parte del número de personas que vivan en casa. Cuantos más miembros en la unidad familiar, más lavadoras tendrás que poner. Para un hogar de cuatro miembros las más comunes son las de 8 kilos, pero hay de 9 y de 10 kilos, y también de menos, de siete kilos.

¿Cuántas prendas podrás lavar con una lavadora de 8 kilos?

Ropa de vestir: Tres pantalones, un vaquero, cuatro camisas y tres camisas

Ropa de cama: un juego de sábanas de cama de matrimonio, otro de cama de 90 y cuatro pijamas.

Como ves una lavadora de 8 kilos tiene bastante capacidad para un hogar medio.

Programas de lavado

Los programas de lavado son clave para sacarle el máximo partido a la lavadora. No siempre sabemos elegir el más adecuado y nos perdemos entre tantas opciones. Ahora hay modelos que, además de los programas habituales (Algodón, sintético, mixto…), incluyen otros mucho más intuitivos como lencería, pijamas, mantelería, toallas, vaqueros, prendas oscuras…

Hay incluso programas específicos para camisas que reducen las revoluciones para evitar que se formen arrugas.

Esto es importante porque los tejidos requieren un lavado y un tratamiento diferente. No podemos lavar de la misma manera un pijama de seda que un vaquero, un camisa que un forro polar o un trapo de cocina que una prenda goretex. Suena lógico pero la realidad es que al final acabamos usando siempre el mismo programa: un lavado en frío y todo mezclado.

También las manchas necesitan un tratamiento diferente. No es lo mismo una mancha de césped que una de vino. Hay lavadoras más eficientes a la hora de eliminar este tipo de suciedad. Los modelos de Siemens, por ejemplo, incorporan un sistema antimanchas capaz de reconocer hasta diez manchas diferentes gracias a los sensores que incorpora el electrodoméstico.

Pero a pesar de todo todavía pueden surgir muchas dudas… ¿Cuántas prendas puedo meter en el tambor para que lave bien?, ¿Este tejido destiñe?, ¿y este otro, va con la ropa de color o la blanca? Hay lavadoras inteligentes que responden todas estas preguntas mediante una app en nuestro móvil o tablet.

¿Dónde vas a colocar la lavadora?

Cuando entramos en casa, queremos disfrutar de la tranquilidad del hogar y alejarnos de los ruidos de la ciudad. Eso lo conseguimos con aparatos totalmente apagados o más silenciosos. También las lavadoras han reducido su nivel de decibelios.

Por lo general, hasta hace bien poco, eran bastante ruidosas sobre todo en la fase de centrifugado. Hay modelos que amortiguan las vibraciones, de tal forma que no superan los 47 decibelios en la fase de lavado. Para que nos hagamos una idea una conversación en un tono normal está entre 40 y 60 decibelios. Con este nivel de ruido podremos colocarla en la cocina sin problema.

¿Para qué sirve las revoluciones de la lavadora?

Las revoluciones miden la velocidad que alcanza la fase de centrifugado, que es la que quita la humedad de la ropa. Por eso si vives en un lugar con mucha humedad, como puede ser una zona costera, donde la ropa tarda días en secarse, hazte con una lavadora con unas revoluciones superiores a 1.200 rpm.

¿Quieres más comodidad y ahorrar en detergente?

Las lavadoras con dosificación de detergente han llegado a todas las marcas para quedarse. Tú sólo tendrás que llenar el depósito de detergente y suavizante una vez cada veinte lavados, y olvidarte cada vez que pones la lavadora.

Esta, gracias a unos sensores que miden la cantidad y la suciedad de la colada, dosificarán hasta el milímetro la cantidad necesaria. De esa forma ahorrarás en detergente, ya que solemos añadir más de la cuenta, y también en agua. Si echamos mucho jabón, la máquina necesitará más agua en la fase de aclarado.

Y, por último, aunque quizá es lo más importante, fíjate en la clasificación energética y elige una A+++. Y hasta aquí las claves para elegir bien una lavadora. ¿Te ha servido?

Envía un comentario