¿Problemas con la goma de la lavadora?

0

La lavadora se compone de varios elementos que hacen que funcione correctamente y, si alguno falla, puede derivar en una avería. Uno de los más importantes es la goma, que se encarga de sellar la puerta para que no se filtre el agua que se suelta en el tambor durante el ciclo. Si hasta ahora no habías caído en que también tienes que limpiarla, quizá esté muy estropeada por culpa de la humedad y tengas que cambiarla. Si no sabes cómo poner la goma de la lavadora, fíjate bien en cómo quitas la vieja, porque para poner la nueva goma tendrás que hacer exactamente la misma pero a la inversa. Presta atención a los siguientes pasos:

  1. Con ayuda de un destornillador para hacer palanca, saca la brida que sujeta la goma para que no se mueva.
  2. Mete la goma hacia dentro del tambor. Ahora, tienes que encontrar una especie de muelle que se encarga de ajustar la goma al hueco. Tendrás que destornillar la tuerca. Una vez aflojada, haz palanca y saca el muelle.
  3. Ahora sí, retira la goma. Limpia bien el hueco con un paño húmedo para sacar bien la suciedad y después, asegúrate de secarlo.
  4. Para poner la goma nueva de la lavadora, haz lo mismo, pero al revés.
  5. Tendrás que buscar los agujeros para que la goma quede alineada con la salida de agua. Verás que es fácil, pues la goma encaja bien en la escotilla gracias a su forma.
  6. Una vez encajada, métela hacia el tambor. Tira de la doblez de la goma para que entre en el hueco de metal, empujando con los dedos.
  7. Comprueba que todo encaja bien y quita la goma del tambor, colocándolo correctamente. Después, coloca el muelle y aprieta el tornillo. Para terminar, coloca la brida exterior.

Consejos prácticos en el hogar

Ahora ya has aprendido a poner la goma de la lavadora, pero lo más importante es que lleves un buen mantenimiento para que te dure el máximo tiempo posible. Ten en cuenta que es un elemento de la lavadora en el que se acumula mucha humedad, y por el tipo de material del que está hecha, puede deteriorarse rápidamente. Además, si tiene algún agujero podrían producirse filtraciones que acaben encharcando el suelo.

  • Lo más recomendable es que limpies la goma de la lavadora con un paño seco después de cada lavado para que no se forme moho. Piensa que después de hacer la colada pueden haberse acumulado restos de jabón y suavizante. No es necesario hacer toda la operación de quitarla y ponerla, y solo te llevará unos segundos. También es aconsejable que, cuando haya acabado el ciclo y hayas sacado la ropa, dejes la puerta abierta para evitar humedad.

 

  • También está bien que de vez en cuando (una vez al mes, por ejemplo) realices una limpieza a fondo de la goma. Para ello, elige un programa de temperatura alta (90ºC) y utiliza un limpiador de lavadoras en polvo. No metas nada de ropa. Cuando haya acabado el ciclo, con un paño quita los restos de detergente que hayan quedado.

 

  • Si observas que hay malos olores o manchas negras en algún pliegue de la goma, puedes recurrir a productos como lejía o vinagre. Si te resulta muy incómodo limpiarla, acabarás antes quitándola de la lavadora y limpiándola aparte, con total movilidad.

 Cómo limpiar la lavadora

El mantenimiento es fundamental para que un electrodoméstico nos acompañe durante muchos años. Además de limpiar la goma y saber cómo ponerla y quitarla, también deberías asegurarte de cuidar el resto de tu lavadora. Toma nota de estos consejos:

  • Descalcifica cada seis meses, especialmente si vives en una zona con agua dura. Con el tambor vacío, tendrás que echar producto descalcificador en el cajetín y seleccionar un programa de 60ºC. Repite la operación, esta vez sin producto, para que se vayan los restos.

 

  • Limpia el filtro cada seis meses con un cepillo y agua caliente. Al abrir la tapa, coloca unas toallas o un barreño por si suelta restos de agua.

 

  • Evita los malos olores haciendo una limpieza del tambor. Hay lavadoras que cuentan con un programa específico. Si la tuya no, puedes seleccionar un programa de temperatura alta (90ºC). Tendrás que poner detergente en polvo (la mitad que para un lavado normal) y no meter nada de ropa.

 

Siguiendo todas estas pautas, podrás estar seguro de que tu lavadora te acompañará durante muchos años.

Envía un comentario