¿Por qué tu lavadora no centrifuga?

0

Abrir la lavadora y encontrarte la colada completamente mojada. Acto seguido, seguro que has dicho eso de “mi lavadora no centrifuga”. ¿Te ha pasado? Con todo el uso que le damos a este electrodoméstico, no es de extrañar que en algún momento te haya sucedido o vaya a sucederte. Tranquila, hoy hablo sobre ello y te cuento cómo debes proceder ante esta situación.

El centrifugado es una parte imprescindible del proceso de lavado, pues se encarga de eliminar la humedad de las prendas. No solo para que después tarden menos en secarse, sino también para evitar que esa humedad cale de manera profunda en el tejido, lo que podría hacer que se estropeara y que oliera mal. ¿Mi objetivo? Que puedas solucionar esta incómoda incidencia lo antes posible. ¡Sigue leyendo!

Posibles causas.

Los motivos por los que la lavadora no centrifuga pueden deberse a diferentes razones:

  • Hay un fallo en la conexión eléctrica. Si el cable no está bien conectado, la lavadora no recibe la energía que necesita para centrifugar. Puedes comprobarlo tú misma fácilmente.
  • Has introducido una carga demasiado pesada en la lavadora. Si no metes la ropa de forma equilibrada y bien distribuida, la lavadora no gira correctamente. En muchos casos incluso la propia lavadora bloquea esta movimiento para que no se produzca una avería mayor. Colocar las prendas correctamente no solo te ayudará a que la lavadora centrifugue, sino que también contribuyes a alargar su vida útil y la de las propias prendas.
  • El tubo de desagüe está atascado. En este elemento de la lavadora pueden acumularse restos de suciedad, e incluso objetos que hubiera en los bolsillos de los pantalones, que no le dejan funcionar correctamente.
  • ¿Está la bomba de agua en buen estado? Esta se encarga de vaciar el agua del tambor a través del tubo del desagüe.
  • El motor puede estar deteriorado y uno de los fallos que aparecen es que la lavadora no centrifuga.

Soluciones para el centrigufado.

Como ves, en los dos primeros casos puedes solucionar tú misma el problema. Pero no en los siguientes… a menos que seas un verdadero manitas. E incluso te recomendaría que, aunque lo fueses, es más precavido dejar que lo haga un técnico experto. Como sabrás, la mayoría de fabricantes disponen de servicios técnicos oficiales. Contactar con ellos es una buena idea cuando tienes una incidencia con la lavadora porque son ellos quienes conocen el producto en profundidad. Están especializados en los modelos de la marca y conocen perfectamente su funcionamiento. Por no hablar de que tienen a su disposición las piezas y recambios oficiales.

Hace años podía darnos pereza lo de contactar con el servicio técnico y estar colgadas del teléfono hasta que nos atendieran. Pero hoy la cosa ha cambiado y contamos con la ayuda de Internet. Solo tienes que meterte en la web del fabricante y rápidamente encontrarás una sección dedicada al servicio técnico. En ella no solo dispondrás del teléfono de contacto al que llamar, sino que también podrás abrir la incidencia vía online. ¡Y mucho más!

Un gran ejemplo de buena atención por parte de la marca es Balay Contigo. Una vez que has comprado un electrodoméstico de la marca, tienes acceso a diferentes servicios exclusivos. Antes de nada tienes que registrar tu lavadora. Simplemente tienes que hacerlo a través de la web. A partir de entonces, puedes acceder a asesoramiento online para el uso y mantenimiento de tu lavadora, así como a promociones, ofertas y descuentos exclusivos. Si haces un pedido en la tienda online, también tienes la opción de hacer el seguimiento. Si has perdido de vista el manual de instrucciones, puedes encontrarlo en Balay Contigo. De esta manera, siempre podrás estar tranquila sobre cualquier incidencia, como que tu lavadora no centrifugue.

Otras marcas cuentan con este tipo de servicios, que personalizan mucho la atención al usuario. Esto se agradece, pues en lugar de “dejarte olvidado” una vez que has hecho la compra, continúan asesorándote para que la experiencia sea buena durante toda la vida del electrodoméstico.

Por ello, una de las cosas que deberías tener en cuenta antes de comprar una lavadora nueva es fijarte en qué tipo de servicio al cliente tiene el fabricante. Esto, sin duda, puede marcar la diferencia a la hora de cómo te puede facilitar la vida. Piensa que la lavadora es un electrodoméstico que debería acompañarte muchos años, así que nada como una marca que está contigo para que saques lo mejor de ella.

Envía un comentario