Mi ropa sale manchada

0

“Algo va mal. La lavadora me mancha la ropa”. Vale, sé perfectamente la situación en la que te encuentras: al sacar la colada de la lavadora está sucia, lo cual genera cierto estrés solo de pensar que el electrodoméstico se ha estropeado y vas a tener que prescindir de él varios días.

Efectivamente, hay una incidencia con la lavadora. Pero, tranquila, se trata de una cuestión de mantenimiento y limpieza. Como te he explicado en otras ocasiones, llevar un buen cuidado del electrodoméstico es importante para que funcione bien. De lo contrario, pueden suceder fallos como que la lavadora manche la ropa. A continuación profundizamos en ello.

La lavadora no funciona.

Poner lavadoras es una tarea muy necesaria en nuestro día a día. Para el trabajo, para el cole, para esa cena… Cada día necesitamos usar diferentes prendas y es importante que tengan un buen aspecto. Por eso nada fastidia más que necesitar ponerte algo, esperar que vaya a estar limpio y encontrarte con que ha salido manchado de la lavadora. “¿Qué sucede? ¿Por qué la lavadora me mancha la ropa?”. El origen de esta suciedad puede provenir de distintos lugares:

  • Suciedad de la goma de la lavadora.
  • Suciedad del tambor.
  • Moho ocasionado por un exceso de humedad.
  • Restos de detergente o suavizante.
  • Restos de lejía u otro blanqueador.
  • Manchas de óxido, de algún componente oxidado.

Como ves, todas ellas están relacionadas con el trato que se le he dado a la lavadora. Esos restos de suciedad pueden detectarse a tiempo para eliminarse y que no lleguen a producir manchas en la ropa.

Antes de nada, para que las manchas de las prendas no queden incrustadas, lo mejor es que las trates manualmente de manera localizada. Aunque depende de qué tipo de mancha sea, en general el vinagre blanco es un producto desinfectante que incluso puede usarse con las prendas delicadas.

H2: Cómo limpiar la lavadora.

Para que la lavadora no manche tu ropa y no haya rastro de suciedad, simplemente tienes que limpiarla de vez en cuando. Descubre paso a paso el mantenimiento que debes llevar:

  • En la goma de la lavadora se acumula humedad que podría devenir en la aparición de moho. Para evitarlo, solo tienes que secarla con un paño después de cada ciclo de lavado. Además, puedes limpiarla de vez en cuando tal y como te explicamos aquí. ¡Ah! Otro consejo: deja la puerta abierta al menos durante media hora cuando saques la ropa mojada.
  • Realizar una limpieza del tambor es imprescindible. De esta manera te deshaces de los restos de suciedad y humedad, del detergente y suavizante, y también de los malos olores. Para ello: vacía el tambor, echa detergente en polvo en el compartimento II del cajetín (la mitad de lo que sueles usar para un ciclo normal) y selecciona un programa de 90ºC. Lo aconsejable es realizar este proceso cada 20 lavados.

Las manchas de óxido también pueden estar relacionadas con este problema, pero si persisten después de haber hecho la limpieza del tambor, quizá el problema sea de otro componente interno al que no puedes acceder tú misma. En ese caso, lo mejor es que contactes con el Servicio Técnico Oficial de tu fabricante.

  • Limpiar el cajetín del detergente hace que mantengamos a raya los restos de detergentes y lejías. Cada cierto tiempo puedes limpiarlo con agua tibia y, si hay suciedad incrustada, ayudarte de una bayeta para eliminarla. ¿Un consejo? Los restos de detergente se reducen al usar uno líquido, ya que se diluye más rápido gracias a la presión del agua.

Especialmente diseñadas para que no haya exceso ni falta de detergente y suavizante puedes encontrar las lavadoras con autodosificación. Estas cuentan con un sistema que, midiendo la cantidad de carga y su suciedad, determinan automáticamente el detergente exacto que necesitan usar. Una tecnología realmente útil que, además de detergente, te hace ahorrar agua y energía.

  • Acuérdate de limpiar el filtro dos veces al año. Puedes colocar unas toallas o un recipiente justo debajo de la tapa (habitualmente en la parte inferior de la parte frontal) por si sale agua. Después, levanta la tapa, saca el filtro y límpialo con un cepillo y agua caliente.

 

Con esta sesión de mantenimiento, seguro que ahora ya no dices eso de “la lavadora me mancha la ropa”. Si tú también tienes algún truco de mantenimiento de la lavadora que te funciona, no lo dudes y compártelo con el resto en un comentario. ¡El objetivo es que nuestras lavadoras duren el mayor tiempo posible!

Envía un comentario