Mantenimiento de la lavadora

0

Mantener nuestra lavadora en buen estado es imprescindible para conseguir los mejores resultados y el mejor cuidado para nuestras prendas. Para conseguirlo, basta con realizar un mantenimiento sencillo que permita que nuestra lavadora funcione correctamente, y para ello es conveniente saber cómo cambiar la goma de la lavadora, ya que con esta sencilla tarea podemos ahorrarnos muchos problemas.

Todos los electrodomésticos en general necesitan un mínimo mantenimiento para garantizar su óptimo funcionamiento durante toda su vida útil. Sin embargo, a veces caemos en el error con la lavadora, de pensar que al ser un electrodoméstico que lava y que está en constante contacto con agua y jabón, siempre está limpio.
Esto como digo es una forma equivocada de pensar, y la lavadora necesita de una limpieza mínima tras cada uso, y otra más exhaustiva cada cierto tiempo.

En cuanto a la limpieza tras cada uso, basta con asegurarnos de que el tambor queda completamente seco, ya que los restos de humedad facilitan la formación de gérmenes y hongos. Para conseguir que el tambor se seque, tan solo tienes que deja la puerta abierta durante unas horas, incluso si puedes dejarla toda la noche mucho mejor.

Otra tarea que demos hacer cada vez que usamos la lavadora, es asegurarnos de eliminar los restos de agua y humedad que se quedan en la goma de la lavadora. Precisamente estos restos son los que, si se acumulan, acaban estropeando la goma, hasta llegar incluso a pudrirla. Esto genera que la goma ya no consiga el hermetismo que debería y que se ocasionen pérdidas de agua, así como malos olores.

El mantenimiento más exhaustivo que os mencionaba consiste en una limpieza específica del tambor de vez en cuando. De hecho, las lavadoras ya cuentan con un programa específico para realizarlo, e incluso las lavadoras conectadas te avisan a tu móvil cuando es necesario realizarlo.

La lavadora en buen estado

Estos sencillos gestos, nos garantizan poder mantener nuestra lavadora en buen estado durante mucho más tiempo, y en consecuencia, conseguir que nuestras prendas estén en buenas manos.

Sin duda, si convertís en habituales estos gestos, como el de secar los excesos de humedad de la goma de la lavadora, conseguiréis que dure mucho más tiempo, pero esto no garantiza que en un momento dado sea necesario cambiar la goma, ya que como os decía, es primordial que ésta esté en perfectas condiciones para garantizar el buen funcionamiento del electrodoméstico.

Si hasta ahora no has realizado esta tarea, no te preocupes. Quizá no sea demasiado tarde.  En este caso, seguramente, si separas la goma con los dedos encontrarás suciedad adherida, pero no te eches las manos a la cabeza todavía. Existen trucos de limpieza que encontrarás fácilmente en internet, y que son muy efectivos para dejar tu goma como nueva. Es cierto que venden productos específicos para hacerlo, pero os recomiendo siempre utilizar productos naturales. Con limón, agua oxigenada o vinagre, que son ingredientes que todos tenemos en casa, podéis conseguir los mismos resultados, pero de forma más económica.

Cómo cambiar la goma de la lavadora

Si por el contrario es el momento de cambiar la goma de tu lavadora, voy a contarte como hacerlo de forma sencilla.
Es muy importante fijarse bien al quitarla en cómo está colocada, para después, volver a colocarla exactamente igual.

En primer lugar, retira la brida que sujeta la goma. Puedes ayudarte de un destornillador para hacer palanca y que salga más fácilmente.

Después retira la goma y aprovecha para limpiar bien el hueco y eliminar así todo resto de suciedad y bacterias.

El siguiente paso sería colocar la goma nueva, y para ello debes fijarte en que tiene una hendidura que encaja perfectamente con la curvatura del metal de la escotilla.

Una vez la hayas encajado, métela hacia el tambor, al igual que hemos hecho para sacarla.

Después encaja la doblez de la goma tirando de ella hasta que entre completamente en la hendidura del metal.

Vuelve a poner la goma correctamente y comprueba que está perfectamente encajada. El último paso sería volver a colocar la brida haciendo exactamente lo mismo que para quitarla.

No es una tarea excesivamente complicada, no obstante, si no eres demasiado mañoso ni un manitas, te recomiendo que recurras al servicio técnico oficial. Por ejemplo, Balay, dispone de un servicio de asistencia en el que, además de ayudarte a resolver todas las dudas que tengas, también te envían un técnico si es necesario.

Así que, si no lo tienes claro, y crees que no eres capaz de realizar esta tarea correctamente, confía en la profesionalidad de los técnicos

Envía un comentario