Mantener el blanco de tu ropa

0

La ropa blanca es sinónimo de frescura y limpieza pero a veces gestionarla no es del todo fácil. Las prendas de color blanco son muy delicadas y para tratarlas con el cuidado que requieren es necesario tener una información previa. ¿Sabes que es necesario separar las prendas blancas de las de color? Este es un punto muy importante a la hora de gestionar la colada. Lo cierto es que los tejidos de color blanco suelen oscurecerse y amarillear con frecuencia, para evitarlo la primera precaución que debes de tomar es la de hacer coladas distintas de las prendas blancas y la ropa de color.

Mantener limpia la ropa blanca a veces resulta complicado. Las prendas blancas tienden a amarillear y para que no se contaminen de otros colores es necesario tomar algunas precauciones

Los tejidos blancos si se lavan con las prendas de color pueden coger los tintes de éstas e ir cogiendo una tonalidad gris poco deseable. Para evitarlo lo mejor es separar ambas prendas y hacer coladas distintas con la ropa blanca y la de color. Seguro que has visto hacer esto siempre a tu madre, es la forma correcta de proceder si quieres conservar los colores originales de las prendas y beneficiarte de disfrutar de ellas limpias y frescas por más tiempo.

Pero el contacto con las prendas de color no es la única amenaza que sobrevuela sobre la ropa blanca. Estas prendas son delicadas y tienden a amarillear al estar guardadas en el armario. No suelen verse muy bien estando amarillas así que lo mejor es tratar de solucionarlo. A veces no es tan fácil como puedes pensar a priori pero verás que con algunos remedios caseros seguro que encuentras una fácil solución. Productos como el agua oxigenada o como el vinagre blanco de sidra o de vino blanco pueden ayudarte a que las prendas blancas no renuncien nunca a su blancura y frescura.

Si tienes camisas blancas que no te pones desde hace tiempo o sábanas que llevan mucho tiempo guardadas en el armario tras haber sido usadas y convenientemente lavadas es probable que se hayan puesto un poco amarillas por algunas zonas. Esto sucede con las prendas blancas que llevan tiempo guardadas. No debes de preocuparte ya verás que permitir que luzcan como el primer día es mucho más sencillo de lo que piensas. Sólo tienes que volver a ingresar la ropa blanca a la lavadora y lavarla con un chorrito de vinagre de vino blanco o manzana junto con el detergente que utilices siempre. Verás como así las prendas vuelven a su blanco original.

A veces después de lavar la ropa blanca con el vinagre de vino blanco o manzana es probable que no notes toda la mejoría que te gustaría. No debes de impacientarte, existen otros trucos. Sustituir el vinagre por agua oxigenada puede ser una buena idea pero el remedio casero que nunca falla con la ropa blanca es el de la leche. Si sumerges las prendas durante un tiempo en un recipiente con leche verás como el amarillo desaparece rápidamente. Sólo debes de dejar la ropa blanca aclarar con leche y después escurrirla e introducirla en la lavadora. Programa un ciclo corto con un poco de detergente y verás cómo las prendas salen del electrodoméstico sin presentar manchas amarillas. Este es un consejo casero muy popular éntrelos remedios caseros que se aplicaban en las casas cuando la oferta de químicos y electrodomésticos eran muy inferiores a las de ahora.

 

 

 

 

 

Envía un comentario