¿Mal olor lavadora? Descubre cómo evitarlo

0

Como todo aparato electrónico, las lavadoras, sean del tipo que sean son aparatos domésticos que precisan de mantenimiento y limpieza frecuente para evitar averías innecesarias y poder conseguir resultados óptimos en todas tus coladas. Limpiar la lavadora es tan importante que si no se realiza con periodicidad, atraerá moho y olores desagradables.

El mal olor en la lavadora puede aparecer debido al uso continuado, la falta de ventilación y sobre todo por la ausencia de limpieza y mantenimiento periódicos. La humedad, las bacterias acumuladas y los restos de productos para el lavado pueden causar mal olor en tu lavadora  si no se realiza un cuidado específico, incluso este mal olor puede transmitirse a la ropa.

Respira un ambiente fresco en tus coladas. Evita el mal olor en tu lavadora.

Para obtener un buen mantenimiento en tu lavadora es muy recomendable realizar algunas tareas y así poder a su vez, acabar con el moho y temido mal olor en tu lavadora.

  • Ventila el interior de tu lavadora.

Intenta dejar la puerta de la lavadora abierta lo más posible entre lavados, así se airea su interior y se evaporan los restos del agua.

  • Seca el tambor.

Pasa una bayeta absorbente por el tambor de la lavadora después de cada lavado para retirar el exceso de humedad, así evitarás la proliferación de moho y por tanto, el mal de olor de tu lavadora.

  • Saca la ropa inmediatamente.

Dejar la ropa mojada en la lavadora tras terminar el lavado, aunque solo sean unas horas, puede provocar la formación de moho.

  • Limpieza profunda.

Realizar una limpieza a fondo de tu lavadora es una buena forma de seguir un mantenimiento correcto. Existen varias formas de realizarla: con pastillas o limpiadores específicos, vinagre blanco o lejía si conviene desinfectar. Realizar este tipo de limpieza una vez al mes evitará la aparición de mal olor en tu lavadora.

  • Agua caliente.

Aprovecha los lavados de ropa blanca para poner un programa de agua caliente con lejía que eliminará cualquier resto de suciedad.

  • Limpia el filtro.

Retira el filtro de tu lavadora y límpialo de forma periódica siguiendo siempre las instrucciones del fabricante para retirarlo y limpiarlo.

  • Lava el cajetín del detergente.

Lávalo al menos una vez al mes para eliminar los restos que se hayan quedado pegados del uso continuado.

  • Cierra la llave de paso.

Cerrar la llave de paso cuando no vayas a utilizar la lavadora en un largo período de tiempo evita filtraciones al electrodoméstico.

 

 

 

Envía un comentario