Cómo limpiar la secadora

0

Si te acabas de comprar una secadora, hay muchas cosas que deberías saber, por ejemplo, cómo sacarle el máximo partido, cómo utilizar correctamente los diferentes programas, qué prendas puedes introducir en ella, etc.
Todo este tipo de cosas son  muy importantes para hacer un buen uso del electrodoméstico y nos darían para escribir diferentes post, pero hoy el tema que nos ocupa es otro.
De hecho, hay algo, aunque a veces le demos menos importancia, que deberías saber y que es muy importante: como limpiar la secadora. Y es esto de lo que hoy me gustaría hablaros.
Hablamos muchas veces e incluso nos encontramos por ahí diferentes artículos sobre cómo limpiar el frigorífico o cómo limpiar la lavadora, sin embargo, no encontramos con tanta frecuencia artículos sobre cómo limpiar la secadora, y creedme, también es muy importante.

Llevar un correcto mantenimiento de tu secadora alargará su vida útil y conseguirá que obtengas los mejores resultados con tus prendas.

3 pasos a seguir

La tarea de limpiar tu secadora es una tarea sencilla. Te recomiendo que sigas estos 3 pasos para limpiarla correctamente.

En primer lugar, y aunque resulte obvio, tu secadora debe estar desconectada. Es decir, en la posición OFF.
Si acabas de utilizarla, además de apagarla, deberás sacar todas las prendas y esperar a que se haya enfriado completamente.

Uno de los pasos más importantes en la limpieza de este electrodoméstico es la limpieza del filtro. Es una de las partes más sencillas de limpiar, pero deberías hacerlo cada vez que utilices tu secadora.
Para ello, abre la puerta y retira las pelusas que se hayan quedado adheridas a la misma. Después retira el filtro para pelusas y comprueba que no caen pelusas en el hueco que queda tras retirar el filtro.
Si es necesario, aclara el filtro bajo el agua o límpialo en el lavavajillas.

Otro paso importante, es vaciar el depósito de condensación, en el caso de que tu secadora no esté conectada a un desagüe. Deberás vaciarlo después de cada ciclo de secado ya que si no lo haces el siguiente programa de secado podría pararse a la mitad si el depósito se llena por completo.
Para vaciarlo solo tienes que tirar de él horizontalmente hacia afuera, como si fuese el cajetín de la lavadora, y tirar el agua acumulada de la condensación.

Después de vaciarlo, asegúrate de colocarlo correctamente. Para ello empuja el depósito hasta que escuches un clic.

Limpieza a fondo

Podríamos decir que estos tres pasos son los que deberías realizar cada vez que utilices el electrodoméstico. Son vitales para el buen funcionamiento de tu secadora y apenas te llevarán unos minutos ya que como puedes ver, son realmente sencillos.

Pero además de estos pasos hay otros aspectos que también debes tener en cuenta. Por ejemplo, limpiar el condensador de la secadora. El condensador o también llamado intercambiador de calor requiere un cuidado especial. Lo ideal sería limpiarlo una vez al mes.
Si el intercambiador está sucio aumenta el tiempo de secado lo que afectaría al resultado obtenido y a nuestra factura.
Si tu secadora tiene condensador autolimpiante no es necesario realizar esta limpieza y en cualquier caso, si tu secadora es con bomba de calor tampoco es recomendable que seas tú mismo quien realice la limpieza.

También debes prestar atención a los sensores de humedad de la secadora. Estos sensores son de acero inoxidable y miden el grado de humedad de la colada. Con el paso del tiempo se puede crear una capa de cal o residuos sobre los sensores de humedad por lo que deben limpiarse regularmente para que su funcionamiento sea óptimo.
Para limpiarlos solo es necesario abrir la puerta y limpiar el sensor con un estropajo.

Por último, aunque no menos importante, también debes mantener en buen estado y limpia la carcasa. La mejor forma de hacerlo es utilizando una bayeta humedecida en agua jabonosa. No es necesario que compres productos específicos.
Lo que debes tener siempre muy en cuenta es que cuidar y mantener tu secadora en buenas condiciones hará que ahorres energía, que ahorres en costes, y que aumentes la vida útil de tu electrodoméstico, además de conseguir siempre los mejores resultados en el secado de tu ropa.

Envía un comentario