Lavadoras de bajo consumo

0

Cuántas veces te habrás preguntado ¿cuál es la lavadora que menos consume? Y seguramente nunca hayas encontrado una respuesta concreta.
Hoy en día, el consumo de nuestros electrodomésticos es algo que nos preocupa muchísimo.

Estamos cansados de sufrir aumentos en el coste de la luz, cosa que afecta directamente en el uso de nuestros electrodomésticos, y ya no sirven sólo los pequeños trucos que todos sabemos y que muchas veces hemos puesto en práctica para ahorrarnos unos eurillos.

Elegir para nuestro hogar electrodomésticos eficientes, juega un papel muy importante a la hora de ver reflejado ese ahorro que todos buscamos en nuestra factura.

Los electrodomésticos eficientes son aquellos que consiguen los mejores resultados, pero utilizando los mínimos recursos posibles, tanto de agua como de luz. De esta manera, una lavadora eficiente conseguirá no sólo que ahorremos agua en cada lavado, sino también reducirá el coste energético, lo cual supone un menor impacto en el medioambiente, y una reducción en nuestra factura de la luz.

Un ahorro en cada lavado

Para saber cuáles son las lavadoras más eficientes, es muy importante saber leer la etiqueta energética que las acompaña.

Esta etiqueta contiene información muy relevante que nos va a ayudar a conocer cuál es el consumo exacto de agua de la lavadora durante un año, el consumo de energía eléctrica en el mismo periodo, así como el nivel de ruido, entre otras cosas…

Es muy importante saber que la etiqueta energética, no es solo una pegatina con muchos colores, sino que es una fuente de información clave, para saber si un electrodoméstico es eficiente o no.

Para ello, lo más importante es conocer que la clase de eficiencia energética nos viene indicada en la etiqueta, en la parte superior, y que se compone de 7 niveles de eficiencia, que van desde la clase A+++, siendo éstos los más eficientes, hasta la clase D que son los electrodomésticos menos eficientes.
Sabiendo esto, es mucho más fácil poder escoger entre diferentes modelos de una misma clase energética, comparándolos por sus prestaciones.

A la larga, lo que a todos más nos interesa es contar con una lavadora que nos permita conseguir un ahorro en cada lavado que realicemos. Teniendo en cuenta que existen muchos hogares en los que se suele poner al menos una lavadora al día, pues supone un importante ahorro en nuestra factura a lo largo de un año entero.

Lavadoras de bajo consumo podrás encontrar de todas las marcas, ya que cada vez los fabricantes de electrodomésticos están más concienciados con el medioambiente y fabrican aparatos con consumos muy bajos y una alta eficiencia energética.

Balay por ejemplo, dedica en su web esta sección a explicar las ventajas de la eficiencia en los electrodomésticos y además, presumen de contar con las máximas calificaciones energéticas del mercado.

Una lavadora que me ayude a ahorrar

Pero yendo un poquito más al grano, y centrándonos en el tema que nos ocupa, que es hablar sobre lavadoras de bajo consumo, quizá debamos escuchar a fabricantes que tengan muy en cuenta esta característica en sus electrodomésticos, y volviendo a citar a la marca anterior, quizá debamos dejarnos aconsejar por estas lavadoras de bajo consumo que nos recomiendan.

Está claro, que si lo que buscas es una lavadora que te ayude a ahorrar, en primer lugar es indispensable escoger una lavadora con eficiencia energética clase A+++, y después de eso, dependiendo de los fabricantes y las marcas, podrás encontrar modelos de lavadoras que además incluyen la función Eco, que aún reduce más todavía el consumo de energía, o modelos que incorporan el sistema AquaControl.
Para los que no hayáis oído nunca esto, deciros que es un sistema que controla la entrada de agua con gran precisión, y que las lavadoras que incorporan este sistema utilizan hasta 4.000 litros de agua menos que una lavadora que no lo tiene.

Pero es que además de todo esto, debes saber que también hay que hacer un uso responsable de nuestros electrodomésticos y seguir las recomendaciones básicas para optimizar su uso, como por ejemplo, utilizar siempre la carga máxima admitida o utilizar solo el prelavado cuando se trate de ropa que realmente esté muy sucia.
Evitar por ejemplo utilizar un ciclo completo de lavado para lavar un par de prendas que se nos ha antojado ponernos de repente, ya que si no llenamos la capacidad del tambor, estamos malgastando recursos de agua y electricidad que no serían necesarios.

Como ves, al final encontrar la lavadora que menos consume no nos va a resultar tan difícil.

Envía un comentario