¿Por qué mi lavadora no centrifuga?

0

¿Has abordado los problemas más frecuentes en las lavadoras? En este post podrás analizar las posibles averías que le suceden a tu lavadora y cómo afrontarlas. Bajo estas líneas tienes unas pautas que te ayudarán a descubrir cuáles son las herramientas con las que cuentas para evitar problemas en la lavadora de tu casa y asegurarte de que funcione correctamente. Fíjate bien en las indicaciones que aparecen a continuación. Los problemas por los que la lavadora puede dejar de centrifugar pueden ser porque su tambor se ensucie, tenga fugas de agua o la puerta no cierre correctamente. La mejor opción es leer la información que se propone en el manual para el usuario y sino llamar al servicio técnico oficial.

Causas y soluciones

Las lavadoras han ido haciéndose esenciales en las casas de hoy en día. Estos electrodomésticos se encargan de poner la colada de una familia con el menor esfuerzo. A continuación tienes algunas referencias sobre cómo utilizar estos equipos con éxito. Toma buena nota de cuáles son los pasos que puedes dar si descubres que mi lavadora no centrifuga. Puede que el equipo sufra problemas de fugas de agua, su interior no esté desinfectado correctamente, o su puerta no cierre correctamente. Ante estas cuestiones debes de tomar medidas diferentes. A continuación tienes algunos consejos, verás que con ellos no tendrás problemas para programar estos equipos y utilizarlos con éxito. Descubre todas sus peculiaridades.

Mi lavadora no centrifuga: razones y soluciones

  • Asegúrate de contar con el tambor de la lavadora en perfectas condiciones de uso

El tambor es como el corazón de la lavadora. A la hora de asegurarse de que estos electrodomésticos funcionen correctamente es necesario revisar la capacidad y funcionamiento del tambor. El tambor es necesario desinfectarlo puntualmente. En esta empresa se pueden aplicar remedios caseros. En el manual para el usuario de tu lavadora encontrarás algunas opciones para dejar el interior de estos equipos como el primer día. La suciedad e la ropa, las pelusas, y los sedimentos del agua puede deteriorar esta zona del equipo. Para evitar que se degrade las pastillas anti-cal son una buena solución.

Entre los remedios caseros más útiles para dejar el tambor de la lavadora como el primer día se encuentra la lejía y el vinagre de vino blanco o manzana. Estos productos son excelentes desinfectantes caseros. Para aplicarlos sólo debes de agregarles un chorrito en el compartimento del detergente y poner la lavadora con un programa diario. Asegúrate de vaciar la lavadora, a continuación cierra la puerta y vierte un chorrito bien de lejía o de vinagre de vino blanco, o manzana, en el compartimento en el que sueles colocar el detergente. Una vez hayas preparado la lavadora sólo debes de programarla. Puedes emplear un programa de ciclo rápido. Cuando el termine verás que el tambor ya está limpio y volverá a funcionar la lavadora con normalidad. Ya no tendrás que gritar ¡mi lavadora no centrifuga! Esta es una de las primeras medidas a aplicar si notas incidencias en la forma de trabajar de tu lavadora.

  • Evita fugas de agua en el equipo

Para el correcto funcionamiento de la lavadora estos electrodomésticos cuentan con dos conexiones, una toma de luz y otra toma de agua. La toma de agua suele ser la que experimente fugas y algunos problemas. A veces antes de lamentar y gritar mi lavadora no centrifuga conviene revisar de manera mensual sus conexiones de agua. La toma de agua lleva dos conexiones, una de entrada y otra de desagüe. Es importante comprobar que el equipo no tenga gua alrededor. Este es un problema habitual que muchas familias tienen en cuenta cuando conectan la lavadora y ponen la colada. Con una supervisión adecuada pueden evitarse problemas posteriores.

  • Mantén las gomas de la puerta de la lavadora bien hidratadas

Las lavadoras deben de cerrar de manera hermética. Un problema en el cierre de las puertas puede hacer que grites ¡mi lavadora no centrifuga! Para evitar cualquier problema derivado del cierre del equipo es importante mantener sus gomas hidratadas, para hacerlo sólo debes de recurrir a sencillos remedios caseros. Moja un paño en aceite y pásalo por la goma. Verás que poco a poco la goma va chupando el aceite y se va hidratando, así recuperará su tracción y conseguirá que la lavadora siga funcionando como el primer día.

Envía un comentario