Consejos prácticos con tu lavadora

0

La lavadora es uno de los electrodomésticos que sin duda, más utilizamos. Sin embargo, en demasiadas ocasiones descuidamos su limpieza porque damos por hecho que al ser un electrodoméstico que lava, está siempre limpio, pero no es así. La falta de limpieza hace que se generen moho y bacterias y, en consecuencia, que se produzcan malos olores. Por eso es tan importante mantenerla limpia y sobre todo saber cómo quitar el moho de la lavadora.

De hecho, si no lo hacemos, estos olores que se generan y que son tan desagradables, se acaban adhiriendo a la ropa que estamos lavando.

Debéis saber que la mayor parte de humedad y hongos que se generan en la lavadora, lo hacen en la goma de la puerta, por eso es tan importante mantenerla limpia y sea.

Limpiar la goma de la lavadora no es complicado y es algo que deberíamos hacer por costumbre. Si tomamos consciencia de que tras cada lavado debemos pasar un paño para eliminar los excesos de humedad de la goma, podremos mantenerla limpia y en buen estado por mucho más tiempo.
Si por el contrario no es algo que hagas con frecuencia, ahora es el momento de empezar, pero no te preocupes, existen muchos trucos que te ayudarán a limpiarla correctamente, incluso con productos naturales.

Cómo mantenerla limpia

Os voy a enseñar un truco para eliminar el moho de la lavadora, que no utiliza productos químicos ni abrasivos, por lo que además de más barato, también es más ecológico. Para ello necesitáis:

  • 3 litros de agua
  • ¼ de taza de zumo de limón
  • 1 taza de agua oxigenada

Como veis, son productos que todos tenemos en casa, por lo que podéis realizar esta limpieza en cualquier momento.
El primer paso es echar los 3 litros de agua en un balde e incorporar el zumo del limón y el agua oxigenada. Una vez tengas todos los ingredientes mezclados, limpia primero la goma de la lavadora. Para ello, rocía la mezcla sobre la goma que previamente habrás estirado con los dedos para poder limpiarla correctamente, y después, frota con un paño o esponja.

Es muy importante realizar la limpieza completa, es decir, seguir todo el camino de la goma, de arriba hacia abajo, o al revés, para asegurarnos de no dejar ni un solo rastro de moho o suciedad.
Si lo crees necesario, puedes realizar este paso dos veces, y cuando estés seguro de que la goma está limpia, solo tienes que pasar un paño seco para eliminar los restos.

Recomendaciones y trucos

El siguiente paso, el eliminar el moho del interior de la lavadora y del tambor. Para ello, asegúrate de que no hay ninguna prenda dentro y vierte la mezcla de agua, limón y agua oxigenada en el cajetín del detergente. Después, solo tienes que poner un programa de lavado con agua caliente.

Como habréis podido observar tras leer los pasos a seguir, mantener la lavadora limpia y libre de moho y olores, no es para nada una tarea complicada.
Aun así, es conveniente seguir algunas recomendaciones que os ayudarán a evitar la formación de estas bacterias y tener vuestro electrodoméstico limpio y en perfecto estado.
¿Cuáles son? Pues muy sencillo. En primer lugar, como ya he comentado al inicio del post, debes acostumbrarte a eliminar los restos de agua y humedad de la goma tras cada lavado. Con pasar un paño seco o un papel secante por todo su alrededor, sería suficiente.

Por otro lado, es importante también tender la ropa, o introducirla en la secadora, nada más que acabe el ciclo de lavado. Si dejamos las prendas húmedas en el tambor estamos facilitando que esa humedad se propague y acabe convirtiéndose en moho que se adhiere a ella y al tambor del electrodoméstico. Por eso, si alguna vez sacamos la ropa tras haber transcurrido cierto tiempo después del lavado, notamos un olor desagradable que en la mayoría de los casos nos obliga a lavarla de nuevo.

Por este motivo también, es importante contar con un cubo para la ropa sucia, y no utilizar el tambor de la lavadora para esta función.

Otra recomendación es que tras cada lavado, además de secar la goma, dejes abierto el tambor de tu lavadora durante unas horas. Si puedes dejarlo incluso toda la noche, mucho mejor. De esta manera nos aseguramos que la humedad desaparece, y cuando volvamos a cerrarla, el tambor está completamente seco y ventilado.

No obstante, a pesar de seguir estas recomendaciones, te aconsejo que al menos realices la limpieza de tu lavadora una vez a la semana.

Envía un comentario