Cuando la secadora de ropa es imprescindible

0

Las secadoras de ropa, en poco tiempo se han hecho un hueco en muchos hogares, y es que sus prestaciones técnicas, su eficiencia y sus resultados han evolucionado mucho en los últimos años. Atrás quedaron las primeras secadoras que necesitaban tubo de evacuación para los vapores,  ahora estos electrodomésticos aplican tecnología de vanguardia y ofrecen mejores prestaciones a los usuarios.

Vivir en una zona con mucha humedad y en la que el sol brilla por su ausencia es un hándicap a la hora de secar la ropa y mantener todas las prendas disponibles regularmente. Otro problema muy acuciado para poder realizar las coladas de forma normal, es la ausencia de espacio para tender la ropa. Con estas dificultadas, es de lo más sensato plantearse la compra de una secadora de ropa.

Cada vez son más los hogares en los que contar con una secadora de ropa resulta imprescindible. Según estudios recientes por parte de organizaciones como puede ser la OCU (organización de consumidores y usuarios), un 29% de las viviendas españolas, integran una secadora.

El mercado de las secadoras de ropa se ha convertido en un mercado muy dinámico, ha evolucionado de forma vertiginosa y en un espacio corto de tiempo. Las apariciones diarias de ofertas y promociones por parte de los vendedores es el pan nuestro de cada día, básicamente debido a la irrupción de la tecnología de bomba de calor, que mejora a la actual tecnología por condensación y los cambios en las prestaciones de estos aparatos.

Es cierto que la tecnología con bomba de calor es más cara, pero resulta más eficiente. Es por ello, que tiene cada vez más éxito y están comiendo terreno a los anteriores modelos de condensación.

Al igual que sucede en las lavadoras integrables, la carga máxima de las secadoras de ropa también se ha incrementado. Son cada vez menos los modelos de 6 kg de capacidad que puedes encontrar para dejar paso a los 9 kg. Esto sucede porque los fabricantes se han puesto manos a la obra para proporcionar soluciones al problema de no poder secar toda la colada de una sola vez. Los nuevos modelos de secadoras se van alineando con alta capacidad que ofrecen las lavadoras.

En cuanto a la eficiencia energética, destacar que hoy en día, apenas quedan modelos de clase C, dando paso a las fantásticas secadoras con etiqueta A+ y A++. Otro aspecto positivo es que ha disminuido la cantidad de arrugas generada en la ropa. También los programas de secado son ahora algo más cortos que hace unos años y esto hace también, que se ahorre en el consumo energético.

Envía un comentario