Comprar una secadora pensando en la familia

0

Para muchos hogares la secadora es la gran desconocida dentro del mundo de los electrodomésticos. No nos planteamos tener una hasta que la familia crece y las necesidades cambian, aunque no siempre es así. También hay personas que viven solas o parejas que, por motivos laborales, por ejemplo, necesitan tener su ropa a punto siempre.

Hay altos ejecutivos/as, y no tanto, que viajan todas semanas y apenas tienen tiempo para las lavar sus prendas. Eso sí, necesitan sus trajes, camisas, faldas, vestidos perfectos antes de salir de viaje de nuevo.

En estos casos, la secadora se convierte en una gran aliada. Además, las lavadoras tienen ahora programas breves para estos casos y otros que, sin agua, oxigenan la ropa. Porque muchas veces lo que simplemente necesitan nuestras prendas es higienizarse tras el uso.

Pero volvamos a las secadoras y a las familias, que es lo que nos ocupa.

La importancia de ahorrar tiempo

Lo primero que tenemos que saber es que hay distintos tipos de secadora dependiendo de su funcionamiento. Y hay grandes diferencias.

Secadoras de evacuación

Estas son las primeras secadoras que salieron al mercado, y las menos eficientes ahora mismo. Por ello, no las recomendamos en este blog, pero te contamos cómo funcionan.

Estos aparatos calientan con una resistencia eléctrica el aire que toman por el exterior. Ese aire caliente se aplica sobre la ropa que hay en el tambor para secarla. El inconveniente es que además necesitan una salida de aire al exterior para expulsar el agua que generan con la humedad.

Secadoras de condensación

Las secadoras de condensación funcionan también con una resistencia eléctrica pero la ventaja es que no necesitan una salida al exterior. Al igual que las anteriores, toman el aire del exterior y lo calientan con la resistencia. Este aire caliente pasa por el tambor y genera una humedad, que la propia secadora condensa, de ahí su nombre.

Hay marcas que tienen lavadoras con función secado, que funcionan (valga la redundancia) de una forma similar a estas secadoras. La diferencia es que utilizan aire frío, y eso hace que sean más eficientes y sostenibles.

Secadoras de bomba de calor

Este tipo de secadoras, sin duda, es el más recomendado. Son los más eficientes porque no desaprovechan energía, utilizan la necesaria. ¿Cómo lo hacen? Con algo tan sencillo, a priori, como reutilizar el calor. Ya sabes las tres erres del consumo responsable: Reducir residuos, reutilizar y reciclar. En este caso la secadora reutiliza el calor y no gasta energía en generar más.

Lo hace gracias a un condensador. Antes el aire pasa por el calentador donde adquiere la temperatura necesaria antes de pasar por el tambor y secar la ropa. Este aire caliente y húmedo pasa a continuación al condensador, donde se enfría. El ciclo en este momento empieza de nuevo. Es el mismo flujo de aire el que se caliente y se enfría.

Pero además de ser más eficientes, estas secadoras son también más cuidadosas con nuestros tejidos al secar a temperaturas inferiores. Por eso este modelo es aconsejable para una familia, ya que utiliza con más frecuencia la secadora. De esta forma, nos aseguramos que nuestras prendas no se deterioran por este secado y se mantienen en mejor estado.

Por contra, al sacar la ropa de la secadora notaremos cierta sensación de humedad. Esto es así porque la secadora seca a temperatura más baja para no dañar los tejidos. No obstante, las secadoras tienen también distintos programas y podemos elegir también un secado tradicional, como el de la secadora de evacuación.

Las secadoras de Bosch, por ejemplo, tienen distintos tipos de secados. ¡Te los contamos!

  • Seco para guardar: son prendas que no necesitan un planchado, y que guardamos directamente en el armario.
  • Extra seco para guardar: hay prendas como los jerseys que retienen la humedad y se secan con más dificultad. Para este tipo de tejido, o para las prendas que necesitamos guardar en el armario al momento, está diseñado este programa.
  • Seco plancha: todos sabemos que aportando humedad a las prendas conseguimos mejores secados. Para las prendas que más se arrugan y que planchamos sí o sí, está este programa.
  • Ajuste fino de secado: si el secado no nos parece suficiente, siempre podemos ajustarlo más. En las secadoras de Bosch tenemos hasta tres niveles. Prueba y elige en un función de la ropa.

Estas son las cualidades de una secadora que toda familia debe saber antes de comprar una de ellas. Otro aspecto importante es el tamaño y cuántas prendas caben en el tambor. El tamaño estándar permite lavar un kilo de ropa.

Este modelo de Bosch con bomba de calor de la serie 6 lava en cada ciclo, como decimos, 1 kilo de ropa. Tiene un secado automática mediante sensores; un condensador autolimpiante y, otra cualidad de la que no hemos hablado, es que es prácticamente silenciosa. Tan sólo 65 decibelios.

Envía un comentario