Por qué comprar una secadora de bomba de calor

0

Hay tantos modelos de familia como hogares existen, y en cada uno de ellos hay unas necesidades diferentes en cuanto al secado de la ropa.
¿Por qué necesito una secadora? Por ejemplo, si vives en un sitio con mucha humedad y necesitas que tu ropa se seque rápidamente, o si sois una familia numerosa que pone varias lavadoras al día, y ya no sabes dónde tender la ropa… aunque seguro que hay muchas más razones para realizar la compra de una secadora y que cada familia tiene la suya.

Si ya has tomado la decisión de comprar una secadora, lo primero que debes tener en cuenta es si vas a elegir un modelo de secadora por evacuación, condensación o secadora con bomba de calor.

Cada tipo de secadora tiene un precio, un consumo y un funcionamiento diferentes, aunque yo os recomendaría que os decantaseis por una secadora con bomba de calor.
¿Por qué elegir este tipo de secadora y no otro? Pues os comento todas las ventajas que tiene esta tecnología para que sepáis qué tipo de electrodoméstico estáis comprando, aunque la decisión final siempre es vuestra.

En primer lugar, este tipo de secadoras ahorran energía porque reutilizan el calor y no necesitan calentar el aire varias veces a lo largo del ciclo de secado. Lo que hacen es hacer circular el aire con un ventilador que pasa a través de un calentador y de ahí pasa caliente al tambor donde hace que la humedad de la ropa se evapore y ésta se seque.

El aire caliente y húmedo vuelve a pasar al condensador, donde se enfría, el vapor de agua se condensa y el aire se seca. Este aire frío y seco vuelve al calentador y el ciclo empieza de nuevo.

Principales ventajas

Además de ser las más eficientes energéticamente, la gran ventaja de las secadoras con bomba de calor es que secan tus prendas a una temperatura inferior a las secadoras de condensación lo que te permite secar tejidos más delicados ya que ofrecen un mayor cuidado para tu ropa.

De hecho, existen modelos en el mercado que cuentan con un cesto para la ropa delicada donde puedes introducir zapatillas, los peluches de los peques o incluso prendas de lana.

Pero existen muchas más ventajas por las que decirse por este tipo de secadoras. La mayoría cuentan con un motor inverter, que además de hacer que duren más tiempo, reducen considerablemente el nivel de ruido del electrodoméstico.

También disponen de un condensador autolimpiante que hace que el agua extraída y condensada de la ropa pase varias veces por el condensador durante el ciclo de secado, limpiándolo automáticamente.

Además, las secadoras con bomba de calor disminuyen bastante las arrugas de tu ropa, incluso a veces podrás prescindir del planchado de algunas prendas.

Como ves, son muchas las ventajas de tener una secadora con bomba de calor en casa y que podemos resumir en estos titulares:

  • Son más eficientes
  • Produce un gasto de energía menor
  • Cuidan mejor los tejidos más delicados al secar a temperaturas inferiores
  • Facilitan el planchado de tus prendas

Aunque como decía al principio, la decisión final es sólo vuestra, creo que son bastantes los beneficios que os nombrado para decantaros por una secadora con bomba de calor.

¿La secadora estropeará mi ropa?

Secado de ropaSon muchos ya los hogares que actualmente cuentan con este tipo de electrodomésticos, sin embargo, todavía existen muchos falsos mitos sobre las secadoras que hacen que algunas personas sean más reacias a la hora de adquirir una.

Por ejemplo, está muy extendida la creencia de que las secadoras acaban estropeando la ropa, cosa que es absolutamente falsa, ya que lo que realmente estropea nuestras prendas son los rayos UV del sol que hacen que los colores vivos pierdan intensidad y que las prendas blancas acaben amarilleando.

Hoy en día, las secadoras que existen en el mercado cuidan al máximo tus prendas y cuentan con distintos programas dependiendo de los tejidos que vayas a secar.

Y si llegados a este punto, lo que te estás planteando es la falta de sitio, es algo que tampoco debe preocuparte en exceso. No es imprescindible que instales tu secadora en la cocina, ya que seguramente, a no ser que dispongas de mucho espacio en ella, no encuentres un hueco donde ubicarla. No te preocupes, ya que puedes instalar tu secadora en el baño o en una terraza, puesto que no es necesario que vaya conectada a ningún desagüe, ya que todas cuentan con la opción de retirar el agua de manera independiente. Para ello cuentan con un depósito que recoge el agua en cada ciclo de secado y que debes vaciar una vez haya finalizado el mismo.

 

Envía un comentario