Cómo limpiar lavadora y otros trucos que deberías saber

0

Normalmente y gracias a los avances tecnológicos continuos que te ofrecen los diferentes fabricantes, los electrodomésticos tienen una vida media de aproximadamente 10 años. Si quieres que tu aparato doméstico para lavar la ropa llegue a tener esa vida útil deberás de limpiar la lavadora a fondo y periódicamente.

Cuando adquieres un nuevo electrodoméstico de cocina, debes de tener en cuenta que son aparatos electrónicos y aunque estén diseñados para estar junto a ti muchos años, no implica su limpieza automática y su conservación por arte de magia.

Limpiar la lavadora y mantenerla siempre en buen estado, sin suciedad y realizar un uso adecuado de ella, te permitirá disfrutarla durante más tiempo y evitarás averías que se podrían producir simplemente por un mal mantenimiento. Las pautas para conservar y limpiar tu lavadora fácilmente, sin esfuerzo y en un corto espacio de tiempo debes de tenerlas bien claras para conseguir que tu electrodoméstico sea más longevo.

Un electrodoméstico limpio siempre funcionará mejor. Limpiar el filtro de la lavadora, el tambor y el depósito del detergente de forma regular ayudará a que tu lavadora parezca impecable, y además estarás realizando un buen mantenimiento.

Como realizar la limpieza de tu lavadora.

– Limpia la junta, el cajetín del detergente y el filtro.

Según el modelo de lavadora y su antigüedad, tal vez tengas que limpiar el filtro. Consulta el manual de instrucciones para limpiar tu lavadora y si es necesario realizarlo, cómo hacerlo y con qué frecuencia.

– Haz una colada de mantenimiento y añade carbonato sódico o vinagre.

Realiza regularmente una colada de mantenimiento con el tambor vacío en el programa de algodón. Al hacer este tipo de colada, puedes añadir en el cajetín una taza de bicarbonato sódico o de vinagre para que arrastre cualquier calcificación y obtener así, grandes resultados al limpiar tu lavadora.

– Limpia el exterior de la lavadora.

Limpiar periódicamente el exterior de la lavadora de ropa del hogar con un limpiador neutro no abrasivo o con lavavajillas delicado y agua con un trapo bien escurrido, hace que se conserve mejor con el paso de los años, sobre todo si está situada en un lugar más abrasivo, como puede ser la terraza.

– Ventila el tambor.

Deja abierta la puerta al finalizar el lavado que el tambor se ventile y se seque correctamente, así evitarás el moho.

Envía un comentario