Cómo evitar el mal olor en lavadoras

0

Por muy buenas calidades y prestaciones que te ofrezca un electrodoméstico, si no se cuida, acabará cómo cualquier otro de prestaciones inferiores; averiado antes de tiempo. Limpiar tu lavadora regularmente y de forma correcta por ejemplo, ayudará a conservarla durante mayor tiempo.

 

Realizar un buen mantenimiento a tus electrodomésticos de cocina, es sin duda la mejor forma de conservarlos y alargar su vida útil. Conseguir evitar el mal olor en tu lavadora y que disponga de una vida longeva conservando todas sus funciones y rindiendo como el primer día, es posible. Con realizar algunas tareas diarias de mantenimiento al día, de forma sencilla y con poco esfuerzo, podrás presumir de aparato nuevo durante más tiempo.

 

Limpiar tu lavadora periódicamente es una de las tareas básicas que debes realizar seguir en tu hogar si deseas ahorrar y dedicar el dinero de posibles averías en otro tipo de inversiones. Cada uno de los aparatos domésticos de tu cocina, independientemente de su marca o fabricante, cuenta con características propias, pero por lo general mantener en condiciones óptimas y evitar el mal olor en tu lavadora no es nada complicado. Asegurarte de limpiar bien el filtro, el tambor y los dispensadores de detergente hará que no se acumulen agentes nocivos y malolientes.

 

La humedad, las bacterias acumuladas y los restos de productos para el lavado pueden causar mal olor en tu lavadora  si no se realiza un cuidado específico, incluso este mal olor puede transmitirse a la ropa.

Evita el mal olor de tu lavadora algunas tareas sencillas.

 

Conseguir que el mal olor no aparezca, basta con realizar algunas tareas sencillas de mantenimiento como las siguientes:

 

Seca el tambor.

Pasa una bayeta absorbente por el tambor de la lavadora después de cada lavado para retirar el exceso de humedad, así evitarás la proliferación de moho y por tanto, el mal de olor de tu lavadora.

Saca la ropa inmediatamente.

Dejar la ropa mojada en la lavadora tras terminar el lavado, aunque solo sean unas horas, puede provocar la formación de moho.

Agua caliente.

Aprovecha los lavados de ropa blanca para poner un programa de agua caliente con lejía que eliminará cualquier resto de suciedad.

¡Así de sencillo!

 

Envía un comentario