Blanquear la ropa de forma natural

0

Si tienes alguna persona en casa con alergias o con salud delicada es probable que el médico te haya advertido sobre el empleo de químicos en la ropa. Lo cierto es que los detergentes, tintes químicos y otros productos especializados para el lavado de la colada puedes ser agresivos para la piel. Es por ello que los remedios caseros siguen en pleno auge a la hora de blanquear la ropa, quitarle las manchas y permitir que luzca como el primer día. Son muchas las recetas tradicionales para atender tus prendas favoritas que puedes emplear. Aunque separes la colada notas que tus prendas lucen una tonalidad agrisada es importante que tomes medida y con un poco de agua oxigenada, vinagre de vino blanco o manzana y un poco de sal puedes lograr que esas prendas vuelvan a lucir como el primer día. Lo más importante es saber cómo manejar cada uno de los productos.

La leche no sólo se bebe

Con el uso muchas prendas blancas tienden a amarillear y a oscurecer. Esta es la razón por la que se recomienda separarlas del resto de la colada de color. Este es el método tradicional y aunque así se evita que la ropa destiña y pueda empaparse de otros colores fuertes las prendas blancas suelen resentir el paso del tiempo igualmente. La lejía suele ser el producto más escogido para blanquearlas, sin embargo también tiende a amarillear. En el caso de que la parte del antebrazo de las camisas, los cuellos y puños de la camisa empiecen a amarillear lo mejor es recurrir a los remedios caseros para blanquear ropa. La leche es uno de los productos que puede tener más éxito en este sentido ¿Sabes cómo emplearla? A continuación tienes los pasos que debes de seguir?

La leche es un blanqueador natural muy empleado desde hace generaciones. Para devolver el lustre a las prendas blancas sólo hace falta ponerlas a remojo en un poco de leche tibia durante un tiempo. Una vez que haya transcurrido este tiempo, calcula una hora aproximadamente, debes de escurrir bien las prendas e introducirlas en el tambor de la lavadora para lavarlas con normalidad. Incluye un poco de detergente y la temperatura adecuada al tipo de tejido. Verás que al sacar las prendas éstas están mucho más blancas y brillantes. El efecto de la leche es muy positivo para blanquear ropa. Esta es una solución que seguramente ya usara tu abuela y es que se trata de un remedio casero tradicional muy eficaz. Recuerda recurrir bien las prendas antes de introducirlas en la lavadora y no metas ninguna pieza de color dentro del tambor cuando quieras blanquear los tejidos blancos, así la leche funcionará mucho mejor.

Los remedios caseros siguen en vigor a la hora de blanquear la ropa más usada

El que las comiences a ver que tus camisas blancas favoritas comienzan a amarillear por los puños, antebrazos y cuellos no significa que te tengas que ver obligado a tirarlas. Este tipo de prendas pueden tratarse para que recuperen el esplendor perdido. En este cometido los remedios caseros siguen teniendo su validez. No es necesario emplear productos químicos agresivos para blanquear ropa ya verá como con algunos trucos tradicionales logras evitar que las prendas blancas oscurezcan y vayan perdiendo su esplendor original.

La lejía es uno de los productos químicos más empleados para blanquear ropa, sin embargo para este fin también pueden emplearse otros productos como el vinagre de vino blanco o de manzana. Para emplearlo sólo debes de aplicar unas gotitas en el recipiente donde añades el detergente antes de pasar a lavar la colada. Con esta simple acción verás cómo tus prendas salen de la lavadora mucho más brillantes y con los colores más intensos. También en el caso de las prendas blancas recuperarán  su brillantez y acabado perdido. Este tipo de soluciones está muy extendidas entre las prácticas de las abuelas y aunque en tu familia no haya nadie con alergias o problemas cutáneos siempre te permitirá lavar las prendas con el mayor éxito sin necesidad de comprar productos específicos o ir a la droguería más próxima a tu casa. Las soluciones caseras son de lo más recomendables.

Envía un comentario