A quién le gusta la carga superior

0

Por alguna razón, es la gran olvidada entre los electrodomésticos. Me refiero a la lavadora carga superior. ¿Te acuerdas de ella? Seguro que la has visto en películas y series estadounidenses. Y es que en esa zona del mundo es el modelo más habitual, mientras que en España siempre solemos ver lavadoras de carga frontal en las casas. O sea, se trata de una costumbre completamente cultural. Sin embargo, las lavadoras de carga superior pueden ser una opción muy buena en muchos casos, aunque mucha gente ni se lo plantea por culpa de la falta de información.

Ventajas principales.

Quizá tú seas una de las personas a las que una lavadora carga superior le podría venir bien. A continuación descubrimos sus principales ventajas:

  • Ideal para los espacios pequeños: la lavadora de carga superior es más estrecha que una de carga frontal, por lo que es una buena solución para las casas pequeñas gracias a que no necesita un nicho tan grande.
  • Acceso más cómodo: esta es la diferencia más obvia con respecto a las lavadoras de carga frontal. Mientras que en estas la puerta está en la parte frontal, en las lavadoras de carga superior se encuentra en la parte de arriba. Esto hace que el gesto a la hora de meter la ropa sea muy diferente. En una lavadora de carga frontal tienes que agacharte, a no ser que la hayas instalado en alto. Sin embargo, una lavadora carga superior resulta más ergonómica para tu espalda, ya que tienes acceso al tambor estando de pie.

Si tienes problemas de espalda o tienes una edad más avanzada y crees que es mejor prevenir que curar, no te lo pienses dos veces. Seguro que al menos haces dos coladas a la semana, así que la lavadora de carga superior puede facilitarte mucho esta tarea.

  • A prueba de niños y mascotas: también como consecuencia de tener la puerta en la zona superior, la lavadora de carga superior es una buena solución para mantener alejados a los más pequeños de la casa y a los animales. Al estar la puerta más alta y necesitar algo más de fuerza para abrirla (en contra de la gravedad), tus hijos ya no podrán hacer trastadas dentro del tambor. Como sabes, cargarlo en exceso puede acabar estropeándolo, o si se quedan piezas dentro que podrían llegar a obstruir los conductos interiores.
  • Se puede instalar en el baño: igual que las lavadoras de carga frontal, instalar la lavadora en la cocina también es una costumbre española. Aunque a mucha gente no le acaba de convencer esta opción, pues este no deja de ser un espacio donde la mayoría de veces huele a comida y puede coincidir el momento de sacar la colada con el de estar cocinando, dejando olor en la ropa. A veces tampoco gusta por una simple cuestión estética.
  • Ideal para despistes: en las lavadoras de carga superior puedes abrir la puerta a mitad de ciclo para meter alguna prenda que se te haya olvidado. ¿A quién no le ha pasado con algún calcetín?

Si te ves reflejado en alguna de esas situaciones, la lavadora de carga superior es perfecta para instalar en el baño, algo que no es posible en la cocina, ya que siempre debe permanecer bajo la encimera. De esta manera, puedes tener completamente diferenciadas la zona de cocina de la de cuidado de la ropa.

Diferencias entre la lavadora de carga superior y carga frontal.

Aunque acabamos de ver algunas diferencias entre ambos modelos, aquí te dejamos más detalles para que valores si en tu casa encaja mejor una lavadora de carga superior o una de carga frontal:

  • El funcionamiento es diferente. En las lavadoras de carga frontal, una mezcla de agua y espuma entra en el tambor, que gira moviendo la ropa. En las de carga superior, unas piezas llamadas agitadores forman un torbellino. Además, necesitan llenar el tambor de agua por completo, aunque hoy en día, muchas marcas cuentan con sistemas que son capaces de detectar la carga para ajustar el consumo de agua.
  • En la mayoría de los casos, las lavadoras de carga frontal trabajan a más revoluciones que las de carga superior. Esto está relacionado con ciclo más cortos, y por tanto más eficientes en cuanto al consumo, en el caso de las primeras. Aunque, insisto, puede haber casos donde suceda al revés.
  • ¿Das mucha importancia al silencio? Las lavadoras de carga superior son más discretas que las de carga frontal durante el centrifugado. Si no puedes soportar las vibraciones, la carga superior es tu aliada.

¿Te has decidido? Al menos ahora puedes valorar el modelo de lavadora carga superior, que pasaba desapercibido para ti. ¡Cuéntanos qué eliges!

Envía un comentario