7 trucos para ahorrar electricidad con la secadora

0

 

Los precios de las eléctricas no son nada económicos y por supuesto, en los hogares siempre se lleva un especial cuidado en no gastar más de la cuenta en este aspecto. Es por este motivo que se tenga muy presente el consumo de la secadora de ropa antes de adquirirla.

Desde hace algunos años, los diferentes fabricantes han conseguido rebajar en más de la mitad el consumo medio de energía en todos sus distintos tipos de secadoras de ropa, un dato más que significativo a la hora de analizar en qué medida se comprometen las marcas con la preservación del medioambiente, mediante la eficiencia energética de sus electrodomésticos.

Gracias a los departamentos de I+D de los principales fabricantes, los consumos de los diferentes tipos de secadoras son cada vez más bajos, algo que se refleja en el usuario final y en su satisfacción relacionada ahorrar electricidad en casa.

Si quieres ahorrar electricidad en casa, equipar tu cocina con una secadora de clase A o superior contribuirá a un gasto menor energía. Disponer de una secadora con la mayor clase de eficiencia energética, reducirá de forma radical el consumo, generando una bajada en el importe de tus facturas energéticas.

Otros trucos y consejos para ahorrar electricidad en casa.

  1. Limpia los filtros de tu secadora tras cada uso cada vez y asegúrate que quedan libres de pelusas para garantizar la eficacia de su funcionamiento.
  2. Centrifuga bien la ropa antes de introducirla, te ahorrará mucho tiempo de secado.
  3. Intenta no introducir nuevas prendas húmedas una vez haya comenzado la secadora, tiéndelas o espera al siguiente secado.
  4. Vigila el Standby de tu secadora. Los aparatos domésticos en Standby son verdaderos ladrones de electricidad cuando se encuentran en ese modo. A este hecho se le atribuye la denominación de “consumo fantasma” y representa un 5% del consumo medio del hogar.
  5. Eficiencia energética. A la hora de comprar tu secadora y ahorrar electricidad en casa es fundamental tener presente el etiquetado energético.
  6. Si tiene la opción de auto-secado, actívala. La secadora se detendrá cuando acabe. La mayoría de diseños actuales incluyen esta posibilidad o bien disponen de un aviso sonoro para advertirte de su finalización.
  7. Llena tu secadora del todo y planifica tus lavados para que esto sea posible. Aprovecharás todo el calor que va generando y reducirás el consumo de la secadora.

Envía un comentario