4 razones para comprar una secadora

0

Hay muchos motivos por los que comprar una secadora. Estos electrodomésticos de hecho se han convertido en imprescindibles en muchos hogares. Si todavía no tienes la tuya, deberías empezar a buscar la mejor secadora de condensación y la mejor secadora con bomba de calor, y después elegir la que más te convenga.
Si tienes dudas respecto al funcionamiento o a las diferencias entre cada tipo, te voy a hablar un poquito de ambas para que te quede más claro.

Como ya habrás deducido por mi comentario del principio, existen dos tipos de secadoras que son: las secadoras de condensación y las secadoras con bomba de calor y cada una de las dos, funciona de diferente manera.

Diferencias entre secadora de condensación y bomba de calor:
Las primeras, es decir, las de condensación funcionan cogiendo aire del exterior y posteriormente calentándolo mediante una resistencia eléctrica. Cada vez que la secadora toma aire debe calentarlo por lo que en principio diríamos que este tipo de secadoras no son tan eficientes como las que funcionan con bomba de calor.
El proceso que sigue la secadora para funcionar es coger aire del exterior, como ya comentaba, por su parte trasera y calentarlo mediante una resistencia eléctrica.
Después ese aire ya caliente pasa directamente al tambor y ahí evapora la humedad del agua.
A la vez, la secadora coge aire frío y seco del exterior por su parte delantera.

Cuando el aire caliente y húmedo que procede del tambor se cruza con el aire frío y seco del exterior, se enfría y la humedad que llevaba se condensa y se convierte en agua.

Por el contrario, las secadoras con bomba de calor son algo más sofisticadas en cuanto su funcionamiento, y también son más eficientes, ya que en lugar de seguir el mismo proceso que las secadoras de condensación, lo que hacen es “reutilizar” el calor utilizando sólo la energía justa para secar las prendas. Su funcionamiento sería este:

La secadora hace que el aire circule por el interior con un ventilador. Este aire pasa por el calentador donde se calienta. El aire vuelve a salir del calentador pasando por el tambor, y es ahí donde hace que la humedad de la ropa se evapore y ésta se seque.

El aire caliente y húmedo que contiene el vapor de agua de las prendas pasa por el condensador, y ahí se enfría. El vapor de agua se condensa y el aire se seca.
Este aire frío y seco sale del condensador y vuelve al calentador. De esta manera el calor se reutiliza y el ciclo vuelve a comenzar.

¿Cuál es la mejor secadora?

Decidir cuál es la mejor secadora de condensación o la mejor secadora con bomba de calor ya es cosa tuya.

Una vez tengas claro qué tipo de secadora prefieres instalar en casa, te recomiendo que mires modelos de diferentes marcas para poder hacer una comparativa antes de tomar una decisión.

En mi caso, soy defensor de las secadoras con bomba de calor, ya que secan la ropa a temperaturas inferiores a las de condensación y por lo tanto, cuidan a la perfección los tejidos más delicados.

Otra de las diferencias, es que la ropa no sale tan caliente como en las secadoras de condensación y esto hace que en ocasiones parezca más húmeda, sin embargo, es algo normal ya que la ropa está seca, pero da esa sensación por secarse a temperaturas más suaves.

Por el contrario, en las secadoras de condensación puedes elegir el grado de secado adecuado. Normalmente suelen tener 3 niveles para elegir en función de lo seca que quieras que salga tu ropa. Teniendo en cuenta siempre, que si eliges el máximo nivel, la secadora tardará más tiempo en realizar el ciclo de secado.

Por qué compra una secadora

Como ves, hay diferentes razones para escoger entre ambos tipos, tanto de condensación como con bomba de calor, dependiendo de tus necesidades, de las opciones de instalación que te permita tu cocina y algún aspecto más a tener en cuenta.

Pero lo que está claro, y tal y como dice el título de este post es que hay muchas razones para comprar una secadora, aunque yo te las voy a resumir en 4:

  • Ahorras tiempo. Cuando sacas la ropa de la lavadora solo tienes que introducirla en tu secadora, y mientras se seca, tienes tiempo para dedicarlo a otras cosas
  • Cuidas tu ropa: Hoy en día las secadoras están preparadas para cuidar hasta las prendas más delicadas
  • Ahorras dinero. Existen secadoras a precios muy asequibles y con una alta eficiencia energética, por lo que no tendrás que preocuparte por tu factura
  • Rapidez. Puedes tener tu ropa lista cuando tú quieras, sin depender del tiempo que haga fuera. Aunque llueva o haga humedad, podrás tener la ropa seca en poco tiempo.

¿A que ahora estás más convencido de que realmente necesitas una?

Envía un comentario